Háblame de ti, en una entrevista de trabajo

July 13, 2018 15:02 by Tecoloco El Salvador

 

Contenido

 

Consejos para prepararte en tu entrevista de trabajo


entrevista de trabajo El SalvadorAl momento de presentarse a una entrevista de trabajo, es normal sentirse nervioso respecto a las preguntas que nos puedan realizar. A lo largo de la entrevista, el reclutador hará las preguntas necesarias para conocer más sobre ti, tu experiencia, tu forma de trabajar e, incluso, cómo te relacionas con los demás, cuáles son tus intereses personales, etc.

No obstante, si bien todas las entrevistas son distintas, pues varían mucho según el tipo de empresa y la plaza para la cual se está realizando el proceso de selección, existen algunas preguntas comunes que pueda que te realicen durante una entrevista de trabajo, sobre todo al momento que el entrevistador comienza a indagar sobre tu personalidad.

Es importante estar preparado para cualquier pregunta que el entrevistador pueda realizarte, ya que la Organización Internacional de Trabajo (OIT) proyectó que, para este año, 2018, la tasa de desempleo en El Salvador pasará del 4.5% al 4.6%.

Una pregunta que el entrevistador utiliza para conocerte más es “Háblame de ti” esta puede dejarte en blanco, pues no ibas preparado para hablar de ti mismo, sino de tu experiencia y formación, por lo que en los siguientes párrafos te ayudaremos a prepararte para responder esta pregunta de la mejor forma posible.

Consejos para prepararte en tu entrevista de trabajo


1. Haz un ejercicio de reflexión previo a la entrevista de trabajo

Ahora que ya sabes que esta pregunta podría aparecer durante la entrevista de trabajo, es momento de, como decimos los salvadoreños, ponerse las pilas. Así, no está de más que hagas un breve ejercicio de reflexión previa sobre qué podrías responder ante este escenario, qué cualidades y actitudes sería mejor destacar. Para ello, te recomendamos:

• Haz una lista corta de tus cualidades. Anota las cualidades que creas que más conviene destacar durante la entrevista. Haz todo lo posible porque estas cualidades se relacionen de alguna manera con tu profesión y con la plaza a la que has aplicado. Por ejemplo, si eres abogado y has sido llamado para la plaza de asistente jurídico, cualidades como la pro actividad estarían muy bien vistas al momento de hablar sobre ti.

• Destaca los valores que te gusta promover como profesional. Otro punto que puedes destacar son los valores que te gusta promover en tu trabajo profesional, como el respeto, la transparencia, la responsabilidad, etc. Puedes mencionarlos mientras hablas sobre cómo te gusta trabajar y, al mismo tiempo, es importante que dejes claro por qué crees que trabajar poniendo en práctica dichos valores es importante.

• Puedes mencionar datos relacionados a lo que te gusta hacer en tu tiempo libre. Al igual que en los puntos anteriores, es importante que busques relacionar esta información a la plaza para la que serás entrevistado, pues no se trata de hablar por hablar, sino que cada cosa que destaques sobre ti debe tener el propósito de perfilarte como el candidato ideal para el puesto que hay disponible en la empresa o institución en la que aspiras trabajar.

2. ¿Nervios? Para otra ocasión

Para muchos, evitar los nervios durante una entrevista laboral puede llegar a ser muy complicado. A pesar que en otros artículos hemos hablado sobre cómo evitar los nervios al ser entrevistado, hablar sobre ti no debería ser motivo para mostrarte inseguro, pues, ¿cómo puedes no estar seguro del tipo de persona qué eres? Justamente eso evaluará el reclutador. Si bien es cierto pondrá atención a tus respuestas, en esencia le interesará ver cómo te desenvuelves ante este tipo de preguntas y qué tan fácil o difícil te resulta contestarlas. Así, para mostrarte mucho más seguro, puedes seguir estos consejos:

• Ten presentes los aspectos que no debes dejar de lado. En el punto anterior hablábamos de la importancia de hacer un ejercicio previo de análisis sobre lo que podrías destacar. Para no mostrarte nervioso, deberás estar seguro de aquellos aspectos que consideras más importantes, de forma que evites hacer uso de muletillas como “ehhh” o “esteee” que no reflejan más que inseguridad. Por el contrario, habla con confianza, sin pena y demuestra que no tienes ni una sola duda al momento de responder.

• Concéntrate. Antes de la entrevista, evita revisar el celular o cualquier otro dispositivo que pueda desconcentrarte. Así, te recomendamos tomarte unos minutos para recordar aquellas características de ti mismo que no quieres olvidar. Si lo consideras necesario, puedes hacer ejercicios de respiración que te ayuden a calmarte y enfocarte únicamente en el desarrollo de la entrevista laboral.

• Piensa de forma positiva. Muchas veces lo hemos dicho, el pensamiento positivo atrae cosas positivas. Por ello, antes de la entrevista y durante el desarrollo de la misma, procura animarte a ti mismo con mensajes de ánimo como “todo saldrá bien”, “estoy preparado para esto”, “voy a dar lo mejor de mí”, etc.  3. Pon cuidado a tu lenguaje corporal

No solo lo que respondas verbalmente será lo que hable de ti, tu lenguaje corporal también lo hará y el entrevistador seguramente podrá mucha atención a tu forma de expresarte, tanto con gestos como con palabras. Por ello, es importante que cuides muy bien cada uno de tus movimientos. No se trata de mantenerte rígido o ensayar cada paso que das, sino de actuar con naturalidad, pero consiente de la forma en que te estás expresando corporalmente. Algunos consejos a tomar en cuenta son:

• Sonríe. No está mal que sonrías de vez en cuando, tanto al momento de hablar sobre ti como en el resto de la entrevista. Procura sonreír, sobre todo, si estás hablando sobre aspectos positivos, como que te consideras una persona entusiasta o dinámica, ya que un rostro serio difícilmente podría secundar tus afirmaciones al respecto.

• Haz contacto visual. El contacto visual es muestra de confianza. Si hay más de un entrevistador, procura hacer contacto visual con cada uno de ellos, de forma oportuna al momento de responder. No se trata de que les mires a los ojos todo el tiempo, pero sí es importante que sepas hacer contactos fijos en momentos clave, con el fin de demostrar seguridad en ti mismo. Así, mirar a la pared, a la mesa o al techo reflejarían que no estás seguro de tus respuestas.

• Apóyate con el movimiento de tus manos. Una vez más, busca ser lo más natural posible, evita mantenerte demasiado rígido al momento de expresarte. Para ello, puedes mover tus manos de forma que tus gestos refuercen lo que estás diciendo. Únicamente debes procurar que estos movimientos no sean demasiado rápidos, constantes o toscos, ya que podrían distraer al entrevistador y lograr la impresión equivocada.

 

Volver al índice

Tags:
Categories: Consejos laborales
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados