Descubra cuando es el momento de buscar nuevos horizontes

July 18, 2016 11:42 by Zona Empleo EDH

 

Contenido

 

Indicios de que hay que volar de la empresa


Zona Empleo-EDH
Empresa nuevo trabajoSi ya perdió la pasión por sus labores diarias y le cuesta ponerse en pie para ir a su trabajo, a lo mejor debería tomar el riesgo y conquistar nuevas metas. Comience con los signos de salud.

Por lo menos nueva de cada diez personas se levanta cada mañana para ir a trabajar, pero lo hacen sin motivación, sin deseo alguno, refiere el motivador empresarial, Mario Cañas, experto en el tema, en el mercado salvadoreño. “Padecer de dolores de cabeza o estomacales son incluso sistemas de depresión, cada domingo en la noche es un mal síntoma”, compara el especialista, al referirse a las primeras señales que el desánimo laboral emite.

La falta de motivación para acudir al puesto de trabajo es el primer indicador de que algo no marcha bien en la carrea laboral y hay que analizar qué pasa, e incluso las posibles acciones a realizar, señaló.

El ambiente laboral también contribuye al momento de pensar en dejar el trabajo, pero no es determinante, ya que antes se debe sopesar otros elementos, como el desarrollo profesional y económico. No se deben de tomar decisiones basadas solo en lo que siente, sino en lo que puede hacer.

Por tanto, antes de juzgar y tomar una decisión por el clima laboral, debe de tomar todo su entorno y conjuntos de eventos, antes de elegir una decisión determinante para renunciar.

No hay que precipitarse o tomar decisiones a la carrera, recomendó Cañas. Los empleados también caen en una zona de confort que terminará por aniquilar sus aspiraciones, por ejemplo, cuando se considera que sabe todo acerca del trabajo que desempeña actualmente.

Además, si cree que ya no se necesita de los demás y que ya no existe algo nuevo por aprender, aparecen expresiones como:”tú no puede venir a enseñarme. “Me vale lo que diga el nuevo supervisor, aquí las cosas siempre han sido de este modo,”Ya tengo más de 10 años en esta empresa”; “me vale lo que diga el nuevo supervisor, aquí las cosas siempre han sido de este modo”, “a mí nadie me mueve de aquí porque ellos me necesitan”, “para lo que importa”, “la empresa nunca te reconoce algo que hagas”, “a mí nadie me mueve de aquí porque ellos me necesitan”. Son frases lapidarias que deben encender la luz de alerta, comparó.

También puede descubrir cuando se ha perdido la pasión por lo que se hace, y el término que define dicho estado es el “salario emocional”. El jefe que sabe dar el “salario emocional” a sus empleados, de una u otra forma, les asegura una vida óptima laboral, en donde las dinámicas se combinan perfectamente con su tiempo libre, las relaciones sociales y familiares, destaca el profesional.

En pocas palabras, la estabilidad emocional y motivación que se provoca un jefe, hace que sus colaboradores se sientan cómodos y seguros de su lugar de trabajo. “Es imprescindible que la persona se encuentre en estos espacios, un lugar al que pertenezca y se sienta afianzado con los objetivos, valores y políticas que lo involucran como persona y no solo como empleado”, apunto Cañas.

Cuando se decide cambiar, hay que hacerlo con precaución. “un dicho popular dice que un mono no suelta una rama sin antes no tener agarrada la otra”, sentenció Cañas. Para realizar un cambio de empleo primero se debe de estar completamente seguro que el cambio a efectuar verdaderamente es real y en beneficio propio.

En otras palabras, no hay que frustrarse o desesperarse, a veces precipitar las cosas, actuar sin evaluar las consecuencias puede llegar a ser contraproducente a los propios intereses de la persona que desea cambiar de ambiente o de rubro laboral.

Con paciencia y sin desesperarse, es mejor buscar la mejor opción acorde a las expectativas profesionales y económicas, recomendó Cañas. Mientas no ocurre el cambio, es mejor cambiar el punto de vista y pensar en positivo.

Indicios de que hay que volar de la empresa


Vive estresado. Si se siente ansioso o infeliz en su trabajo, no lo piense más. El estrés puede llegar a afectar a su familia y amigos, ni hablar de su salud mental y física. SI no aprende nada nuevo, si su empleo no ofrece muchas oportunidades de aprendizaje fuera de los planes de formación, como involucrarse en nuevos proyectos, contacto con nuevas tecnologías y herramientas, trabajar con personas interesantes y de mayor experiencia, etc., quiere decir que debe de volar, expone el experto en motivación empresarial, Mario Cañas.

Si su trabajo se ha convertido rutinario en la que no tiene cabida nuevos alicientes, retos o enfoques, es hora de cambiar. Las nuevas experiencias ayudan a vivir y son excitantes. Y, por supuesto, a trabajar, señaló Cañas. El experto realizó una clasificación que ayuda a evaluar si ha llegado la hora de cambiar de rumbo:

Las ofertas que le hicieron cuando llegó no las han ejecutado.Promoción, desarrollo, crecimiento… nada de eso se ha cumplido. Llega un punto en que ya no está disgustado, sino conforme a que si ha de crecer no será en ese lugar.



Su jefe no lo inspira. Hace mucho tiempo ya que ve fisuras insalvables en la figura de su superior directo. No se cree lo que le cuenta, no confía en su palabra, no le sirve como modelo, ni puede apoyarse en él cuando tiene un problema.



No se siente valorado. Nadie parece importarle su trabajo, ni en lo que consigue con él, lo cual es desconcertante y desmoralizador. El reconocimiento no nos alimenta, pero fortalece la autoestima incidiendo positivamente en la productividad. Al menos la empresa debe de enunciar que valora tus aportaciones y que ha tomado nota, esto forma parte del “salario emocional”, insistió Cañas.



No se lleva bien con sus compañeros.Y se deprime de solo pensar en la fiesta navideña de la organización. Las relaciones con sus colegas son los fundamentos para crear un ambiente laboral productivo y sano. Cuando hay deficiencias, su estado anímico se resiente y hay una baja en el rendimiento.



Se aburre.El trabajo es una fase de la vida muy importante. Se pasa demasiado tiempo trabajando para que no absorba de esas horas algo positivo. Si desde que llega a su puesto de trabajo lo único que hace es mirar el reloj, contando los segundos que faltan para que termine, no hay ninguna duda que ese trabajo no es para usted.



 

Volver al índice

Tags: , , , , ,
Categories: Consejos laborales | Economía y trabajo | Empresas y RRHH
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados