El éxito no es cuestión de suerte

September 18, 2015 15:56 by Zona Empleo EDH

 

Contenido

 El éxito no es cuestión de suerte
Zona Empleo-EDH

Los grandes logros de los demás no son cuestión de que tenga un trébol de cuatro pétalos bajo su almohada, no so porque hayan pasado por algún tipo de rito para atraer las buenas vibras. Muy lejos de eso, se debe a las decisiones que han tomado para tener una actitud positiva frente a los retos de la vida.

 A veces no nos salen como quisiéramos y en estos momentos acostumbramos a quejarnos de nuestra mala suerte, a gritarle a los cuatro vientos que solo obtenemos derrotas y que nada de lo que hacemos nos sale bien.

Sin embargo, “la suerte” solamente es la excusa perfecta para no hacernos responsables de los sucesos que nos acontecen.  Si tan solo nos detuviéramos a reflexionar que muchas cosas nos pasan porque somos un poco descuidados, un poco irresponsables o porque a veces nos andamos con una actitud positiva (buenas vibras), probablemente las cosas serían diferentes.

Según lo apuntan expertos en el área de la psicología, un noventa por cierto de nuestras circunstancias es producto de nuestras actitudes y acciones. Es fácil ser positivo cuando todo está en condiciones normales, pero cuando vives situaciones críticas, debes también mantener la calma.

¿Te has dado cuenta que las personas que consideramos que tienen buena suerte, son positivas, activas, alegres y  seguras de sí mismas?, ¿y que las personas que consideramos con mala suerte son depresivas, negativas, desconfiadas y constantemente están enojadas o de mal humor?

¿Crees que es pura casualidad? O ¿Piensas que  es resultado de su suerte?, claro que no es así. Por el contrario, su buena o mala suerte es el resultado de su forma de ser. El problema de creer en la suerte radica que cuando lo hacemos depositamos el poder y la capacidad del logro fuera de nosotros poniéndonos una posición de impotencia.

La mala suerte está relacionada con algunos de los hábitos que nos llevan a actuar de manera equivocada y, por lo tanto, a obtener resultados negativos. Quizás conocemos a varias personas que han tenido “mucha suerte”, motivo por el cual han triunfado en la vida. Pero esos casos normalmente se pueden contar con los dedos de una mano, y si realmente indagamos en los motivos de su éxito veremos que existe un trasfondo más allá de la aparente buena suerte.

“Ella ha podido estudiar una carrera porque sus padres se la pagaron”, “su familia siempre ha tenido dinero, así es muy fácil tener todo”. Estas frases solemos ocuparlas frecuentemente sin realmente meditarlas.

Muchas veces no es una cuestión de recursos; es  como aprendemos a gestionar dichos recursos. ¿Cuánta gente ha tenido dinero y no ha sabido administrarlo? Tener dinero no significa que con el tiempo tengamos riquezas, ni que con esto seamos capaces de montar un negocio y ser buenos administradores.

Por el contrario, hay personas que ganaron una vez la lotería y a los pocos años volvían a estar en la misma situación económica que antes de ganarla, por lo que no podemos pensar que es cuestión de suerte. No decimos que los recursos no sean importantes, al contrario, quizás quienes los tienen ya cuentan con un plus extra para poder desarrollar mejores oportunidades.

Pero también hemos visto desfilar personas que desde hogares humildes han salido a conquistar al mundo y han llegado a ser grandes. Lo realmente fácil es decir que estas personas han tenido suerte, pero no nos damos cuenta que les estamos quitando el merito a los que han realizado un gran esfuerzo para llegar donde están.

Los grandes logros de las personas no son cuestión de que tengan un trébol de cuatro pétalos bajo su almohada, no son porque hayan pasado por algún tipo de rito para atraer las buenas vibras. Muy lejos de eso, se debe a las decisiones que han tomado para tener una actitud positiva frente a la vida y porque han puesto un gran esfuerzo para cumplir sus metas.

La directora de la productora Paragraph; María Laura Lecuona, aborda un punto interesante en su artículo ¿Los buenos negocios son cuestión de suerte?, en éste retoma las sabias palabras del inventor Thomas Edison, creador de la lámpara incandescente  y de la enorme empresa General Electric  (hoy GE), quien dijo: “La suerte es eso que ocurre cuando la planificación se encuentra con la oportunidad”.

Edison puso a prueba su teoría y logrando patentar cientos de productos de consumo eléctrico, un invento que, hasta su época no había demostrado demasiadas aplicaciones prácticas. ¿Es suerte u oportunidad?

Para la directora de Paragraph, en la esencia del emprededurismo está la visión, el pensar a futuro y modificarlo aún con toda la incertidumbre de una cantidad de variables que no son controlables, ni siquiera previsibles.

En el entorno de cualquier negocio el mundo se mueve con una dinámica que beneficia a algunos y perjudica a otros. Podría llamarse “buena suerte” a la situación de quien abre un negocio de calefacción justo antes de una ola de frio, o el que decide fabricar ambulancias sin saber que poco después  el gobierno decidirá hacer una gran compra, pero también este tipo de situaciones esta dado porque quienes proyectan ideas también tratan de ver más allá de lo que quieren hacer.

Visualizar el entorno y ser capaces de analizar hacia donde marcan las tendencias, puede ser una gran ayuda para crear grandes proyectos que nos terminen abriendo muchas puertas. 

Para sostener un negocio en el tiempo y que crezca, las empresas “afortunadas” establecen  una manera propia de tomar decisiones, de modificar los factores a su alcance y encontrar el camino en el contexto. Es como buscar sostener su suerte en el tiempo por medio de una buena planificación, asegura Lecuona.

Como exponé el consultor francés Jean Paul Sallenave en su libro “Gerencia y planeación estratégica” (1995): “No hay empresas exitosas a las cuales la fortuna no les haya sonreído en un momento crucial, ya sea por medio de un pedido, o de un préstamo, o de un descubrimiento tecnológico, etc. Sin embargo, una estrategia superior fue en muchos casos la razón del éxito o el complemento de la suerte”.

Para poder conseguir grandes oportunidades debemos hacer un gran esfuerzo. ¿Qué tiene de diferente una persona ordinaria de una extraordinaria?, el extra. Hacer el máximo posible es una premisa importante, quien consigue lo que quiere en su negocio o en su vida personal es porque hace un esfuerzo más grande de lo habitual. Hacer un esfuerzo extra te llevará más lejos del resto.  Deje de pensar que las oportunidades son cuestión de suerte y trabaje por atraerlas.

 

Volver al índice

Tags: , , , , , , , , ,
Categories: Campañas e iniciativas | Consejos laborales | Demanda laboral | Economía y trabajo | Formación profesional
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados