Consejos para evaluar tu entrevista de trabajo

February 26, 2018 15:58 by Tecoloco El Salvador

 

Contenido

 

¿Cómo evaluar mi entrevista de trabajo?


Entrevista de trabajo en El SalvadorSi eres parte de los más de dos millones de salvadoreños que se encuentran en edad de trabajar, este artículo es para ti, pues te ayudará a determinar el éxito de tu entrevista de trabajo y, así, tener una idea más clara sobre tu posibilidad de continuar en el proceso de selección para el que fuiste entrevistado. Más allá de calificar la entrevista como positiva o negativa, lo importante es tener una noción sobre la posibilidad de ser contratado para esa oferta de trabajo, pues de no ser así, debemos aprovechar las oportunidades que surjan para aplicar a nuevas ofertas de trabajo.

Según la encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples, realizada por la DIGESTYC, el total de la población económicamente activa para el año 2016 en El Salvador era de más de dos millones de habitantes, por lo tanto, al terminar una entrevista de trabajo, es completamente normal tener dudas sobre si es nuestro desarrollo como profesional el que influyo para que no fuésemos parte de este proceso de reclutamiento.

¿Cómo evaluar mi entrevista de trabajo?


Recordemos que es normal que surjan diversas dudas sobre nuestro desempeño en la entrevista de trabajo como ¿lo habré hecho bien?, ¿Les habrá gustado mi perfil?, ¿Me van a llamar de nuevo?, etc. Por lo cual, te compartimos 5 consejos sobre cómo evaluar si tu entrevista de trabajo fue positiva o negativa.

1. Evalúa la actitud del entrevistador, la actitud del entrevistador puede ser un factor determinante para saber si continuamos o no en el proceso de selección. Por ejemplo, si durante la entrevista el entrevistador mostró interés en tu perfil, ya sea por medio de sus preguntas, expresiones y lenguaje corporal, ello indica que tienes muchas probabilidades de continuar en el proceso de selección, por lo que puedes calificar la entrevista como positiva. Sin embargo, si el entrevistador fue antipático y no mostró mayor interés por tus respuestas ni te hizo preguntas que sirvieran para conocer más de ti, tanto a nivel personal como profesional, ello puede indicar que no eres el perfil que buscan y que, por lo tanto, difícilmente serás considerado para la próxima etapa del proceso de selección.

2. Evalúa tu desempeño en la entrevista, deja que pase un tiempo después de la entrevista, al menos un par de horas, para aclarar las ideas y poder reflexionar a conciencia sobre el desempeño logrado durante la entrevista. Piensa cómo te sentiste al ser entrevistado y qué emociones mostraste durante la entrevista, así como la calidad de las respuestas que brindaste y la actitud que mostraste durante el proceso. Si consideras que la respuesta a estas preguntas es que tu entrevista fue deficiente, pues es probable que no seas considerado para la próxima fase del proceso de selección. Sin embargo, al hacer este ejercicio, debes ser lo más justo que puedas contigo mismo, evitando dar a todas tus respuestas un calificativo negativo o caótico, que te impida juzgar de forma objetiva tu desempeño.

3. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que fuiste entrevistado?, el tiempo que ha pasado desde que asististe a la entrevista es otro elemento clave, pues puede indicarte si continúas o no en el proceso de selección. Recuerda tomar en cuenta factores externos que puedan alargar el tiempo transcurrido entre una etapa del proceso y otra, como vacaciones, suspensiones por desastres naturales, huelgas o incluso procesos de la misma empresa. Sin embargo, si consideras que, a pesar de los factores anteriores, ha transcurrido demasiado tiempo desde que fuiste entrevistado y no has sido contactado nuevamente, es bastante probable que ya no seas considerado en las próximas etapas del proceso. Si este es el caso, lo mejor es buscar nuevas oportunidades de trabajo y enfocar tus esfuerzos en obtener un nuevo y mejor empleo. Recuerda que cada empresa tiene sus propios procesos y busca elementos específicos en los postulantes, por lo que el hecho de no continuar en un proceso de selección no implica que no serás exitoso en futuras entrevistas.

4. Sondea si el proceso sigue en desarrollo, si tienes algún amigo, colega o conocido que pueda brindarte información sobre el proceso, puedes sondear si este sigue en desarrollo o si ya culminó y, por lo tanto, la plaza ya fue ocupada. De esta manera, no solo tendrás claro que el proceso ha culminado sino también que es momento de participar en otros procesos de selección. Si no tienes a alguien de confianza a quien preguntarle, puedes llamar a la empresa y solicitar información al respecto. Evita contactar directamente al entrevistador o al encargado de área, puedes hacer tu consulta en el departamento de recursos humanos, por ejemplo.

5. Valora posibles opciones para aplicar en otras empresas, aun cuando no tengas completa certeza sobre si sigues o no en el proceso, es recomendable que aproveches las ofertas laborales disponibles para aplicar a las plazas que son de tu interés y formar parte de nuevos procesos de selección. Tampoco se trata de aplicar a todas las ofertas de trabajo, sino de hacer una selección minuciosa de aquellas oportunidades que se adaptan al tipo de trabajo que estás buscando pero que, al mismo tiempo, tu perfil cumple con los requisitos solicitados, pues a veces, a pesar de ser llamados a una entrevista laboral, uno de los principales motivos que impiden continuar en el proceso es la poca coincidencia que hay entre nuestro perfil y el perfil solicitado por la empresa, por lo que la entrevista sirve como medio para confirmar que no se trata de la persona ideal para el trabajo disponible.

Así, luego de una entrevista de trabajo, siempre es importante hacer una autoevaluación sobre el desempeño propio en la misma, así como reflexionar sobre la actitud del entrevistador hacia nosotros. Este proceso de autoevaluación será de gran ayuda para determinar qué tan probable es que podamos ser convocados a la siguiente fase, ya sea una evaluación teórica o técnica, o una entrevista con el área gerencial, por ejemplo.

Por ello, por mucho que soñemos con obtener el empleo para el cual nos entrevistaron, debemos ser realistas y, si todo apunta a que no volverán a llamarnos, no hay que dejar pasar el tiempo por esperar información sobre un proceso en particular. Es necesario recordar que las oportunidades son de quienes las buscan, por lo que debes seguir aplicando a ofertas de trabajo y no desanimarte hasta encontrar esa oferta que es la ideal para ti y que tú eres el profesional ideal para ella.

 

Volver al índice

Tags:
Categories: Consejos laborales
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados