Cinco consejos antes de renunciar a tu trabajo

March 21, 2018 15:50 by Tecoloco El Salvador

Contenido

 

Consejos a considerar antes de renunciar a tu trabajo


Renunciar el salvador trabajoAun cuando se cuenta con un empleo formal y estable, situaciones económicas, otras propuestas de trabajo o porque quieren emprender un negocio propio nos lleva a renunciar de un trabajo para poder transferirnos a otro. Sin embargo, renunciar por renunciar no es siempre la opción más viable, pues antes de hacerlo es necesario tomar en cuenta diversos aspectos. A lo largo de este artículo destacaremos cinco de ellos, con el fin de ayudarte a tomar la mejor decisión posible.

En la región centroamericana, El Salvador es uno de los países que más dificultades ha tenido para fomentar el empleo durante los últimos años. Según datos oficiales de la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples (EHPM) realizada por la Dirección General de Estadísticas y Censos (DYGESTIC), al cierre del 2016, el 56.8% de los profesionales salvadoreños cuenta con un empleo en el sector informal. A pesar de que estos datos puedan ser poco alentadores, día a día los salvadoreños buscan crear mejores oportunidades, que les permitan superarse y salir adelante.

Consejos a considerar antes de renunciar a tu trabajo


1. ¿Por qué quieres renunciar? Es importante tener claros los motivos por los cuales deseas renunciar, pues a veces este deseo puede deberse a una situación o momento en particular y no necesariamente a un deseo verdadero de buscar un nuevo empleo. Por ejemplo, si tu trabajo actual te causa mucho estrés o comunicarse con tu jefe o superior no es siempre fácil, es posible que esas sensaciones te motiven a dejarlo todo sin que nada más importe. Sin embargo, este tipo de decisiones siempre se toman con calma, no pueden ser el resultado de impulsos, mucho menos cuando estos se deben a situaciones complicadas. Por ello, de ser posible, comenta tu inquietud con tu pareja o alguien de confianza, sobre todo cuando tu decisión puede afectar a más personas, como tu familia si es el caso.

2. ¿Qué mejorará si renuncias? En primera instancia puede que te parezca que absolutamente todo será mejor. Sin embargo, una vez más, debes detenerte a analizar con calma la situación. Si, por ejemplo, tu vida mejorará en todos sus aspectos a partir de la decisión de renunciar, pues lo lógico es que renuncies. No obstante, si lejos de beneficios la decisión te traerá complicaciones, pues es mejor que consideres no hacerlo hasta que tengas una mejor oportunidad. Aun cuando las cosas en el trabajo pueden ser complicadas, sería peor que el hecho de renunciar complique tu vida todavía más. Por ello, lo recomendable es detenerse a pensar qué podría mejorar y qué podría empeorar si renuncias. Así, una vez tengas claros ambos aspectos, tendrás las herramientas suficientes para tomar la mejor decisión al respecto.

3. ¿Qué pierdes al dejar tu empleo actual?, este aspecto debes evaluarlo desde diferentes áreas, como a nivel económico, si dependes por completo o en buena parte del ingreso que tu empleo, si los colegas de trabajo son realmente amigos y un apoyo para ti. Si ya tienes una nueva oferta de trabajo, en la que las condiciones económicas que te ofrezcan sean más favorables a tu empleo actual, es lógico inclinarse por renunciar y tomar el nuevo empleo. Sin embargo, debes considerar cuánto más vas a ganar realmente si, por ejemplo, el nuevo trabajo queda más lejos y gastarás más gasolina, o si te exigen más horas de trabajo y verás menos a tu familia, etc.
De igual manera, a nivel personal y emocional, debes evaluar si realmente un nuevo empleo o el simple hecho de renunciar te hará sentir mejor o te llevará a mejorar tus relaciones interpersonales. Si todo indica a que sí, no tengas miedo de renunciar, pero si no tienes la certeza suficiente, lo mejor será que esperes a tener algo más seguro antes de tomar esta decisión.

4. Estabilidad, sobre todo por la dificultad de generar más y mejores empleos que enfrenta actualmente el país, la estabilidad es un elemento necesario de considerar. Así, por ejemplo, puede que no sea la mejor idea renunciar a un empleo estable para realizar un proyecto de pocos meses de duración, ya que luego podría ser complicado volver a encontrar un empleo con condiciones más favorables. Sin embargo, la decisión dependerá siempre de lo que estés buscando como profesional, así como de la etapa de tu vida en la que te encuentres. Si, por ejemplo, no buscas un empleo a largo plazo, optar por proyectos temporales puede ser lo más viable para ti. No obstante, la mayoría de profesionales buscan plazas que les garanticen al menos uno o dos años de trabajo, pues ello les brinda estabilidad financiera y les permite planificar decisiones e inversiones a mediano y largo plazo.

5. Oportunidad de crecimiento profesional, cuando, más allá que el salario y la estabilidad laboral buscas superarte a nivel personal y profesional, renunciar puede ser una opción bastante viable, sobre todo si ya cuentas con ofertas laborales que te permitirán alcanzar tus metas. Sin embargo, si quieres renunciar porque te han ofrecido un nuevo trabajo, pero este no te implicará un mayor esfuerzo o te dará herramientas y oportunidades para crecer profesionalmente y, además de ello, te ofrece condiciones (salario y prestaciones) similares a las de tu empleo actual, sería más conveniente reconsiderar tu decisión, ya que renunciar podría no ser tan favorable, al fin y al cabo.

En todo camino profesional siempre hay etapas en las que se siente la necesidad de cambiar, comenzar de nuevo o asumir nuevos retos. Así, decisiones como la de renunciar llegarán en algún momento de la vida laboral, pues son parte de toda dinámica de trabajo. Ya sea que se renuncie por razones personales o profesionales, es importante tener claro que no se trata de decisiones que se tomen por impulso o sin una seria reflexión al respecto.

Recuerda que debes evaluar una gran cantidad de aspectos, por lo que es muy recomendable que consultes tu decisión con alguien de confianza. Además, si dependes económicamente de tu trabajo, lo ideal es que ya tengas una mejor oferta laboral antes de renunciar, para evitar complicaciones que la búsqueda de un nuevo empleo puedan suponer.

 

Volver al índice

Tags:
Categories: Consejos laborales
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados