Aprenda a controlar sus emociones en la oficina

July 31, 2015 11:37 by Zona Empleo EDH

 

Contenido

 

Aplicada al trabajo

Póngala en práctica

10 maneras de mejorar tu inteligencia emocional

 

emprender, exito, control de emociones, equilibrado, personalidad, empleo, trabajo, vision, inteligencia emocionalLa inteligencia emocional es la capacidad para manejar nuestros sentimientos, reacciones y aprender a entender las de otros. Aplicada al trabajo nos facilita tomar decisiones acertadas y destacar frente a nuestros colegas.

 

Roberto no es precisamente un empleado brillante, tampoco destaca del todo como profesional, pero es del agrado de todos. Siempre amigable y calmado.

 

Es un joven que tiene una enorme habilidad para convencer a cualquiera con argumentos que para la mayoría podían sonar descabellados, pero sus jefes lo adoran, y sus compañeros terminan convencidos de ideas que ellos mismos habían rebatido minutos antes.

 

Roberto viste bien, y se mueve en los altos círculos de su organización. Todos los jefes y gerentes lo conocen y ven en él a un joven exitoso e inteligente. A pesar de que apenas y consiguió graduarse de la universidad. No es conflictivo, acata todas las órdenes con la mejor sonrisa y si experimenta un regaño, lo olvida al segundo siguiente.

 

Si comete un error, sale siempre airoso y nadie en su trabajo, puede entender cómo sigue en la empresa, si es más bien un tanto irresponsable, llega tarde y no logra cumplir con las metas establecidas por sus superiores. Sus compañeros y hasta sus jefes saben en el fondo que no es brillante, pero tiene ese “algo” que hace que destaque más que cualquier otro de sus colegas.

 

Esto es lo que conoce como inteligencia emocional, que se ha convertido en una habilidad que pueden hacer que un colaborador destaque más que cualquier otro en una organización.

 

Aplicada al trabajo

 

Según la capacitadora empresarial, Dilcia Orellana, de Consultores de Vanguardia, la inteligencia emocional se define como la habilidad que nos permite conservar el equilibrio, ser asertivos y buenos modeladores de nuestra conducta.

 

Agrupa además al conjunto de habilidades sicológicas que permiten apreciar y expresar de manera equilibrada nuestras propias emociones, entender las de los demás, y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento.

 

“Las personas con inteligencia emocional, saben identificar rápidamente puntos claves y simplificar problemas cuya complejidad parece abrumadora dando soluciones practicas”, explica la experta.

 

De ahí la importancia de tener una educación emocional que nos permita hacernos conscientes de aquello que sentimos, es decir poder convertirnos en nuestros propios observadores para ir analizando descubriendo y por lo tanto manejando aquello que nos mueve a actuar, y tener cada vez mayor control de nuestras respuestas, incluso para reaccionar con madurez, explica la experta. Además manejar muy bien las presiones y posibles momentos frustrantes que soportamos en el trabajo y fortalecer la capacidad que tenemos de trabajar en equipo.

 

Las habilidades emocionales también facilitan adoptar una actitud empática y social que nos brinde mayores posibilidades de desarrollo personal y profesional. Ser inteligentes emocionalmente hablando nos abre puertas y mejora nuestras relaciones, dice la licenciada Orellana.
“Nuestros compañeros o equipo puede ser ejemplar si mejoramos nuestro propio comportamiento y trabajamos en nuestra esfera de influencia. Usted puede hacer lo correcto, incluso aunque su jefe no lo haga”, advierte la entrevistada.

 

“Cuando tenemos problemas organizativos (bajo nivel de moral, rotación elevada de empleados, baja productividad y deficiencias de calidad, son señales de alerta), busque en su interior. Cuando usted acepta la responsabilidad del problema, tiene un mayor control sobre su solución”, agrega la licenciada Orellana.

 

La experta asegura que cuando mejoramos nuestra propia inteligencia emocional centrándonos en las seis facetas básicas que la componen (autoconciencia, autoconfianza, autocontrol, empatía, motivación y competencia social) los demás también serán más competentes. “No podemos influir positivamente en los demás hasta que nuestra propia casa no esté ordenada”, agrega.

 

Según la profesional, estas competencias son aplicables al trabajo e incluso nos pueden ayudar a coordinar mejor las tareas, aun sino tenemos cargo de jefatura. “El hecho de que las destrezas de liderazgo de nuestros jefes sean deficientes no es una excusa para que nuestro comportamiento refleje un nivel bajo de inteligencia emocional, por lo tanto puede ser aplicada a todas las áreas y puestos en nuestro trabajo. La inteligencia emocional es útil en tiempos de bonanza e imprescindible en época de crisis”, añade la profesional.

 

Póngala en práctica

 

La experta en capacitación brindan algunas ideas que le ayudarán a controlar sus emociones e incluso a conseguir un ascenso: “Haga ver a sus superiores que está capacitado para el puesto que aspira. Eso es un síntoma de buen líder. También hará ver que sabes relacionarte con la gente y trabajar en equipo. Cuidar sus relaciones con sus compañeros y jefe”, dice.

 

Otro consejo es ser proactivo cuando haya alguna crisis, demuestra que sabe tomar la iniciativa y coordinar el trabajo incluso en momentos de presión. “Además, proponga a menudo ideas sin miedo a que las rechacen y cuide su aptitud y su actitud. Tenga la mente abierta para aprender y aceptar cambios. Trata de colaborar y ayudar. Tenga cuidado con lo que dice y cómo lo dice”, advierte la profesional. Esto último implica también saber escuchar y a tomar ideas del otro.

 

Según la experta, podemos “aprender a ser “emocionalmente inteligentes”, acá otros consejos para lograrlo: No se pierda en palabras, actúe, manténgase centrado en el objetivo final, exprese lo que siente de manera asertiva y líbrese de los pensamientos tóxicos.

 

En estos nuevos tiempos, dice la capacitadora, pesa tanto un buen currículo como el saber manejar de manera adecuada las presiones y las emociones. Estas habilidades que no se anotan en la hoja de vida, sí son percibidas en una prueba sicológica o en una entrevista y son muy valoradas por las organizaciones.

 

10 maneras de mejorar tu inteligencia emocional

 

1- Observa tus reacciones emocionales durante el día”. Si ignoras tus sentimientos, estarás ignorando información que tiene efecto en tu manera de comportarte.

 

2- Presta atención a tu cuerpo. El estrés podría sentirse como un nudo en el estómago o presión en el pecho, si sientes pesadas las extremidades puede que estés triste.

 

3- Observa como tus emociones y tu comportamiento están conectados. Comprende tus reacciones internas ante las situaciones que enfrentas día a día y reflexiona.

 

4- Se más tolerante. El mundo está rodeado de personas totalmente distintas a ti, aprende a aceptarlas y a respetar sus diferencias, quizá te sorprendan los resultados.

 

5- Sé de mente abierta y sé agradable. Cuando se tiene la mente abierta a través del entendimiento es más fácil hacerles frente a los conflictos de manera calmada

 

6- Mejora tu nivel de empatía. Ser un oyente más activo y prestar atención a lo que digan los demás te ayudará a tener un mejor entendimiento de sus sentimientos

 

7- Interpreta el lenguaje corporal de los demás. Practica ser más observador para que identifiques los métodos evidentes que emplea la gente para expresar sus emociones

 

8- Sé más despreocupado en casa y en el trabajo. El optimismo produce bienestar emocional y mayores oportunidades, la gente quiere estar rodeada de optimistas.

 

9- No te comprometas cuando estás feliz, ni tomes decisiones cuando estés molesto o desanimado. Estas emociones pueden jugarte una mala partida.

 

10- Disminuye tus niveles de estrés. Si estás muy estresado, será difícil comportarte de la manera que quieras. Estresado no podrás tomar buenas decisiones.

 

Volver al índice

Tags: , , , , , , ,
Categories: Consejos laborales
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados