Soportando al fastidioso

February 15, 2016 10:38 by Zona Empleo EDH

 

Contenido

Soportando al fastidioso
Zona Empleo-EDH

Todas las oficinas tienen a esa persona molesta, aquel con quien no queremos trabajar, el colega ruidoso que no deja concentrarse; pero tenemos que aprender a lidiar con esos compañeros para mantener la armonía en el trabajo.

Las oficinas son espacios de trabajo en donde varias personas terminan cooperando para terminar una tarea; muchas veces llegamos a empresas o departamentos en donde hay bastante armonía, pero siempre existe la posibilidad de encontrarse con esos compañeros molestos que solo entorpecen el ritmo de trabajo en la empresa.

Pero ¿cómo podemos identificar a los compañeros molestos? Normalmente estos son compañeros que llevan a cabo acciones fastidiosas en la oficina, como acaparar para uso personal un bien común como la cafetera o fotocopiadora, una persona que hace todo lo posible para complacer al jefe, alguien que habla demasiado cuando los demás quieren concentrarse, o simplemente alguien que mantiene hábitos desagradables o molestos. 

Este tipo de personas están en todas las oficinas y serán una piedra en el camino, pero es mejor buscar las formas para coexistir con ellos y convertir la situación en una experiencia positiva. No obstante se recomienda mantener un espacio prudencial con estos compañeros. 

Si no es necesario interactuar profesionalmente con este colega de manera regular, es mejor no hacerlo. Sin embargo, hay que lograr esto de manera respetuosa, siempre tratar a la persona con amabilidad y profesionalismo. 

Si el caso es el contrario, y el contacto con el compañero fastidioso es constante, es mejor expresar las preocupaciones de manera agradable y respetuosa con dicha persona. A veces nos topamos con compañeros que mantienen hábitos molestos como hablar ruidosamente por teléfono, mientras otros tratan de trabajar. Cuando se presenten situaciones como estas es bueno pedirle respetuosamente a esta persona que module su forma de hablar para evitar molestias a los demás.

Pero no siempre las cosas se resuelven de esta manera, y nunca es bueno dejar las situaciones en el aire. Si los problemas con este colega persisten y cada vez se vuelven más molestos, es recomendable llevar el asunto a las autoridades correspondientes. 

Es oportuno mencionarle de manera cortés a dicho miembro del equipo que de continuar con esa actitud disruptiva que afecta el trabajo de otros, tendrán que hablarlo con el supervisor para resolver el problema. Si esta advertencia no funciona, es mejor tramitarlo al departamento de Recursos Humanos. 

La clave de todo esto está en mantener la calma, lo peor que uno puede hacer es demostrarle que sus acciones están molestando; es por eso que lo mejor es mantenerse tranquilo, y esto también podrá causar que esa persona se mantenga tranquila en tu presencia. 

Esto es una forma de transmitirle a la persona fastidiosa que no estás dispuesto a seguir sus juegos y para que entienda que debe mantener su distancia. 

Es importante tratar de entender a la persona y por qué es así. Es recomendable tratar de reflexionar sobre los motivos por los que esa persona tiene un carácter conflictivo. Es posible que sea algo del ambiente laboral o una situación que haya detonado ese comportamiento. 

No es bueno generalizar, pueda que esa persona solo sea molesta para uno, por lo que es mejor hacer un pequeño sondeo y ver si más compañeros de trabajo sienten que el colega les molesta o fastidia. En dicho caso, lo mejor que se puede hacer es tratar de solventar el problema en conjunto. Ya con un grupo de personas que poseen la misma queja, pueden hablar con ese compañero y expresarle su opinión al respecto. 

No dejemos que los malos momentos nos detengan, es muy probable que los que nos separa de ese compañero es nada más una mala impresión; por lo que tal vez sería bueno tratar de construir puentes de relación y conversación en otro tipo de ambiente laboral o fuera de la empresa. 

A veces nos sentimos antagonizados por alguien, pero tal vez nunca hemos hablado con esa persona fuera del ámbito laboral; sería bueno tratar de llevar una conversación con este compañero de forma más amigable. Esto podría ayudar a conocerlo mejor e incluso podría formarse una amistad. 

Se puede, incluso, organizar una salida o un almuerzo entre varios compañeros e invitar al fastidioso para relacionarse mejor con la persona, este tipo de actitudes viene a mejorar las relaciones de trabajo y el ambiente laboral cambiará también. 

Sin embargo, hay que analizar a fondo la situación y ver si realmente este miembro del equipo es fastidioso o no. En algunos casos sucede que uno ha cometido un error, sin darse cuenta, contra esa persona, y ahora solo se está defendiendo. Esto ayudará a que uno aprenda y cambie su actitud. 

Asimismo hay que identificar las cosas rescatables del compañero: solo porque a uno no le agrada esa persona por su actitud fastidiosa no significa que todo lo que hace es malo o está mal. Hay que aprender a escucharlo, y es posible que en esas charlas uno aprenda que tienen muchas similitudes.

 

Volver al índice

Tags: , , ,
Categories: Consejos laborales | Economía y trabajo | Recursos Humanos
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados