“La plaga del siglo XXI”: El acoso laboral

November 22, 2016 16:59 by Zona Empleo EDH

 

Contenido

 

Las fases

Los tipos

Identifica las actitudes de los acosadores

Aprende a vencerlos



Zona Empleo-EDH
mobbing acoso laboral buylling empleoCuando un acosador busca destruir la salud psicológica de un compañero, con el objetivo de lograr que renuncie.

Mejor conocido como Acoso Laboral, este problema ha surgido hace poco, pero ya está afectando la vida laboral de muchos empleados, causando serios daños en su salud emocional y hasta ocasionando también graves secuelas en la salud física de quienes lo sufren.

El mobbing es la conducta abusiva de uno o varios compañeros de trabajo sobre otro. Se trata de un acoso laboral o moral en el que el acosador provoca en su víctima miedo al trabajo y al lugar de trabajo, por medio de una violencia injustificada de tipo psicológico.

Las acciones de los acosadores se centran en crear rumores, insultar, ser hostiles, y hasta agredir física o sexualmente; son premeditadas, conscientes y repetitivas con el objetivo de fastidiarles a sus víctimas la vida, complicarles el clima laboral y hasta lograr que renuncien.

Estas conductas, por lo general, se dan cuando los acosadores ven en sus víctimas una amenaza para sus intereses personales y, sin escrúpulos, suelen utilizar a sus demás compañeros de trabajo para destruir a sus víctimas.

El agravante del mobbing es que las técnicas de agresión utilizadas son sutiles y clandestinas, no dejan huellas, porque las víctimas suelen pensar que su deterioro psicológico o físico es la parte difícil del trabajo que deben soportar en cualquier ambiente empresarial.

El problema ha llegado a niveles tales y en tan poco tiempo que ha sido denominado “La plaga laboral del siglo XXI”.

Las fases


De acuerdo con el sitio especializado en el tema elmobbing.com, las fases de este fenómeno pueden dividirse en cuatro: seducción, manipulación y maltrato, confrontación y violencia física.

Durante la primera fase, el victimario se hace “amigo” de su presa para ganar su confianza, conocer sobre su vida personal, identificar sus debilidades, sus cualidades y capacidades.

Más adelante, comienza con pequeños ataques, “en son de broma”, para medir su respuesta; en esta segunda fase, también comienzan a dañar la imagen de su víctima ante sus superiores e intenta conseguir apoyo del resto de compañeros mediante la persuación, a través de rumores, mentiras, críticas haciéndolo parecer algo trivial e inofensivo.

Una vez que los trabajadores le han perdido el respeto a la dignidad del maltratado la violencia comienza a transformarse en amenazas, insultos, insinuaciones, en ataques verbales continuos y sistemáticos, confrontando a la víctima.

Y finalmente, a la fase de la violencia física solo llegan las más resistentes, ya que identifican el acoso laboral como tal y se convierten en un peligro real para el status personal y profesional del agresor.

Los tipos


El más habitual es el descendente, aquel en el que el agresor ostenta el poder y la víctima es su subordinado. Este tipo de mobbing puede tener varias causas: una personalidad déspota del jefe, las actividades antiéticas con las que se desempeña el jefe y con las que el subalterno no está de acuerdo, un intento del jefe por conseguir la dimisión del empleado sin asumir un despido improcedente, un afán del jefe de colocar a un amigo o conocido suyo en el puesto que ocupa la víctima, desaveniencias políticas, etcétera.

También puede darse del tipo horizontal en el que victimario y víctima están en el mismo nivel jerárquico y se da por celos o envidias profesionales, problemas personales o porque los agresores sienten que el agredido no encaja en su grupo.

El tipo menos común es el ascendente, cuando los subordinados acosan a su superior, cuestionan su estilo de mando, sus métodos, tal vez porque han legado recientemente al cargo desde fuera de la empresa o porque se trata de un compañero que ascendió antes que ellos.

Identifica las actitudes de los acosadores


De acuerdo con elmobbing.com, estas son sus acciones más frecuentes.

1. Comunicación perversa.
Miente, usa el sarcasmo, la burla y el desprecio sin que la víctima comprenda que todo lo dice en serio.

2. Negación del conflicto.
Niega a su víctima que la esté agrediendo y la víctima puede hasta disculparse por si en algún momento ofendió a su agresor.

3. Deformación del lenguaje.
No grita, pero en su tono de voz e #insinuaciones hay reproches, en sus frases sutiles hay agresión pasiva.

4. Mensajes paradójicos.
Su comunicación verbal no coincide con la no verbal, y la víctima puede pensar que los ataques solo están en su imaginación.

5. Manipulación de la culpa.
Mientras la víctima intenta comprender qué ha hecho para merecer ese trato, el acosador la hará cometer errores y responsabilizarlo de ellos.

6. Búsqueda de apoyos.
Con su personalidad, el acosador se consigue un público al que convence con sus bromas hacia la víctima sobre la personalidad del acosado.

Aprende a vencerlos


Estas son algunas recomendaciones de drromeu.net para superarlos.

1. Identificar el problema.
Recursos Humanos puede organizar cursos formativos para que los empleosados conozcan sobre el tema.

2. Documentar las pruebas.
De cara a una demanda legal, es vital registrar las acciones para tener herramientas que avalen los tstimonios de la víctima. Es importante hacer públicas las agresiones.

3. Controlar y canalizar la ira.
Si la víctima explota, habrá alcanzado lo que persigue. Hay que evitar reaccionar para no perder credibilidad ante los demás.

4. No asumir culpas ajenas.
Cuando alguien viola los derechos de una persona y la agrade, no hay diálogo que valga, no hay que justificar los agravios ni tratar de enseñar o intentar convencer al acosador de su mal comportamiento.

5. Optar por la baja laboral.
Lo más importante es la salud emocional, más que el trabajo; buscar asesoría psicológica para perdonar al acosador y sanar; aunque hay que buscar también la justicia judicial.

 

Volver al índice

Tags: , , , , ,
Categories: Consejos laborales
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados