Fracaso y desmotivación por desempleo

October 19, 2017 16:16 by Tecoloco El Salvador

 

Contenido

 

Desmotivación trabajo en El salvadorDiversos estudios psicológicos afirman que la pérdida de trabajo y el período de desempleo pueden generar dificultades emocionales en las personas, pues son situaciones que elevan los sentimientos de frustración a los niveles más altos. Así, se pueden vivir manifestaciones de depresión y ansiedad en niveles preocupantes. Entre más largo sea el período de desempleo, las posibilidades de experimentar estos sentimientos incrementan y, con ello, se pierde la motivación, la actitud positiva y la ilusión e interés por encontrar un nuevo trabajo.

Es trascendental superar las primeras tres (de cuatro) etapas del desempleo que se producen a nivel psicológico (negación, enojo y culpa, depresión, miedo y ansiedad) y llegar a la aceptación y autoanálisis. Esto permitirá que entremos en un nuevo rumbo y podamos ser capaces de retomar nuestras vidas y el rumbo profesional que queremos.

Dado que se trata de una situación a la que no se está acostumbrado, el manejo de la misma se complica. Entonces, ¿qué se puede hacer para minimizar los daños psicológicos que causa un desempleo involuntario y de larga duración?

Es importante, para empezar, que haya un análisis de la situación que llevó a que finalizara la relación laboral con la empresa o institución. Se debe valorar ambos lados de la balanza y aceptar los errores cometidos, así como resaltar las virtudes profesionales. No se debe invertir demasiado tiempo en el análisis, puesto que puede llevarnos a un estado de culpa y frustración. Sin embargo, es necesario ver el panorama.

En este punto, la sinceridad con nosotros mismos es fundamental, pues culpar del todo a la empresa podría llevarnos a un estado de negación, que puede ser una especie de freno ante la oportunidad de tomar la experiencia para aprender de la misma y que esta nos ayude a mejorar. Por ello, es importante tomar una actitud de auto reflexión que, en un momento de calma y tranquilidad, nos permita indagar sobre nuestras posibles fallas con el fin de aprender de las mismas en la búsqueda de un nuevo empleo.

Uno de los principales detonantes de sentimientos de frustración y desmotivación es el cambio drástico en nuestra rutina diaria. Es por ello que se recomienda invertir el tiempo en diversas actividades.

Si bien es necesario invertir el tiempo en la búsqueda de nuevas oportunidades de trabajo, también es primordial invertir en nuestro estado de ánimo. Salir de casa y rodearse de amigos y familiares será bueno para sobrellevar la tristeza. Es normal entrar en ese estado triste y de desánimo, pero se deben buscar opciones que nos ayuden a seguir adelante y, posteriormente, dedicarnos de lleno al encuentro de una nueva labor. Obsesionarse con encontrar un nuevo empleo no será bueno; puesto que, contrario a favorecer, puede bloquearle y disminuir las posibilidades de que su búsqueda dé resultados.

El período de desempleo no es sinónimo de vacaciones. En ese sentido, la persona debe aplicarse y crear una planificación diaria de quehaceres. Debe normalizar su jornada diaria levantándose a una hora prudencial, llene su día de actividades recreativas y también ponga en la agenda un horario adecuado para dedicar a la búsqueda de información que pueda concretizar el encuentro de una nueva oportunidad laboral. En este aspecto, también es preciso que expanda su mente y posibilidades. Esto se refiere a tomar en cuenta no sólo las oportunidades del trabajo de “ensueño”, sino la oportunidad de otros trabajos para los cuales tenga aptitudes o que estén relacionados con su carrera profesional. Esto abrirá el abanico de posibilidades y también incrementará su conocimiento.

El trabajo cumple una importante función social, pues no solamente se trata de una fuente de recursos económicos; sino, también, de autorrealización personal. En ese sentido, es muy importante, durante el período de desempleo, encontrar actividades que te hagan sentir útil. Esto podrá motivarte a incursionar en nuevas ramas y, además, podrá expandir tus relaciones personales y profesionales.

A menudo, las personas esperan conseguir un nuevo trabajo igual o mejor que el anterior. Y, aunque las expectativas profesionales deben ser altas o acordes a nuestras aptitudes, es conveniente visualizar una oportunidad de actualizar nuestras habilidades y conocimientos. Será oportuno, entonces, retomar estudios incompletos o acudir a seminarios y talleres que nos permitan expandir nuestra mente.

También deberás evitar todo aquello que alimente tu frustración o negatividad. Esto incluye a personas que, lejos de abonar a tu crecimiento profesional y personal, te desaniman ante las situaciones adversas. Se debe mantener una actitud positiva y acompañarla de esfuerzos requerido para cumplir el objetivo a corto plazo: encontrar un nuevo empleo.

A continuación, te damos algunas recomendaciones para sobrellevar el desempleo y mantener lejos la frustración y el desánimo:

1. Aleja de tu mente los sentimientos de pánico y desesperación.

Invierte tu tiempo en actividades que te animen a seguir adelante, los distractores positivos son sumamente importantes, sobre todo aquellos que además de distraer ayudan a mejorar nuestras habilidades personales y profesionales.

2. El apoyo de la familia es crucial.

En ese sentido, debes hablar de la situación y dejarte apoyar. Económicamente hablando, se debe reorganizar el gasto familiar. Para ello, se necesita ser completamente sincero con la pareja o familiares con quienes se comparte el presupuesto, se recomienda evitar gastos innecesarios y optimizar los recursos de manera que puedan sostenernos, al menos, un par de meses, tiempo límite para obtener una nueva fuente de ingresos.

3. Encuentre cursos gratuitos de formación.

Esto mantendrá tranquila tu mente e incrementará sus oportunidades laborales. Además, no será necesario hacer gastos que no están contemplados en el presupuesto provisional. Otra ventaja es que pueden ser tomados desde casa, mientras también se aprovecha el tiempo para buscar empleo.

4. En caso de tener deudas, acude a los establecimientos requeridos y explica tu situación.

En la búsqueda de una solución momentánea. Asimismo, analiza tus opciones, no te ofusques ni te bloques ante situaciones adversas a futuro.

5. No desestimes tus capacidades profesionales y personales.

La situación por la que ahora pasas no determina tu valor profesional ni personal. Recuerda que los despidos son parte de la vida profesional y, aunque no son lo esperado, siempre son una oportunidad para aprender, reorganizarnos y buscar nuevos caminos profesionales por recorrer. Pocos son los profesionales que nunca se han enfrentado a un despido, así que no debes sentir que el hecho de haber sido despedido te hace un mal profesional. Para nada, saca el mayor de los provechos a esta experiencia y conviértela en una oportunidad de crecimiento personal y profesional.

El período de desempleo requiere de mucha paciencia y tolerancia. Es preciso mantener la calma. Pero, más importante todavía, debe mantenerse en un estado de optimismo y seguridad sobre sus habilidades; confía siempre en ti mismo y lucha por alcanzar tus nuevas metas.

 

Volver al índice

Tags:
Categories: Consejos laborales
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados